Todos sabemos que fabricar en países emergentes o importar productos de éstos países puede ser un buen negocio para unos pocos…
Pero, ¿Conocemos la “otra cara de la moneda”?

El riesgo de la deslocalización